miércoles, 1 de abril de 2015

Baufer Coupé Chevrolet (282)

Carlos Pairetti
Turismo Carretera, GP Argentino de Carretera, 1966
LG Hobby, 1/43

























Amigos, hoy les presento el Baufer Coupé Chevrolet con el que Carlos Pairetti corrió en Turismo Carretera en 1966. Este auto es una de las famosas antiguas cupecitas Chevrolet, "modernizada" al ser carrozada por los talleres Baufer, comandados en ese momento por Alain Baudena. El luego famoso piloto argentino, logró en 1966 con este auto 3 triunfos, 4 segundos puestos y 1 tercero. Dos años más tarde, lograría el título de TC con el Trueno Naranja, pero esa es una historia que trataremos más adelante en este blog.
El autito, es otro de los controvertidos de LG Hobby; controvertidos ya que no son de esos finos modelos que tanto admiramos, sino que más bien son de esos por varios llamados "pedazo de resina". Ahora, viene la ineludible pregunta, ¿coleccionamos delicadas miniaturas de precisión o simples juguetes?
Como bien lo explicó mi amigo Pablo Marinig en su blog "un auto avanza, retrocede y acelera por sus propios medios, porque tiene un motor que lo impulsa, pero... yo al abrir la vitrina no siento olor ni a nafta, ni a gasoil; evidentemente los míos son todos juguetes!". (Dicho sea de paso, ¡que pluma Pablo! No hay otra como la tuya en los blog...).
Ninguno tiene motor, ni frenos, ni caja de cambios que funcione; ninguno avanza, dobla y retrocede por sus propios medios, y ésto es aplicable para un simple LG como para un costoso Spark. Por lo tanto, ya que todos nuestros autitos son juguetes, colecciono esos que me significan algo, que me traen recuerdos o que por algún motivo despiertan mi curiosidad, ya sea un modesto LG o un bello y caro TC de resina como los que les mostraré próximamente.
Abrazos!

29 comentarios:

  1. Juanh,

    mais um trabalho espetacular...

    como ficou lindo esse Coupé Chevrolet...

    abs...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. André, una bella cupé antigua en las carreras de los años sesenta.
      Abrazos!
      PD: Se extrañará tu blog amigo!

      Eliminar
  2. Imagine Juan que vendo uma foto já nos emocionamos e ao pegar mesmo neste pequeno pedaço de plástico podemos certamente sentir o cheiro do combustível, óleo, borracha e tantos outros mais e quase nos sentirmos tal qual Carlos Pairetti sentiu ao pilota-lo! Pairetti correu no Brasil se não me engano no Torneio Sulam.

    Abraços

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rui, es verdad lo que dices; si bien los autitos no tienen olor a nafta ni aceite, despiertan en nuestros mentes esos olores, hacen que vengan a nuestros pensamientos, nos invaden los recuerdos que ellos nos regalan. Son autitos, pero son disparadores de bellas sensaciones.
      Pairetti corrió en tantas cosas, que no me extraña que haya participado en esa Copa Sudam.
      Abrazos!

      Eliminar
  3. aguante LG carajo!
    algún día tengo que conseguir ese modelo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Edu, gracias a LG tengo dos modelos de Pairetti: este Baufer que muestro hoy y un autito de su coche más famoso... Igual, ahora se vienen un par de esos bichos que corren muy rápido por los campos del país (y no son LG precisamente, son Ambr...).
      Abrazos!

      Eliminar
  4. Nice looking model, love the no fear attitude these guys had...Love how you also dig up all these sensational old photos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Shayne, find these real photos tends to be difficult, since there are few of the national coaches of those years. But some appear!
      Hugs!

      Shayne, encontrar estas fotos reales suele ser difícil,ya que no abundan las de coches nacionales de esos años. ¡Pero algunas aparecen!
      Abrazos!

      Eliminar
  5. Un buen toque de color para la vitrina !
    En tres de las fotos del coche real , se ven asistentes con unos bidones de digamos , 30 l. ; en una se ve como se lo entregan al copiloto , en otra ( en color) se lo ve al mismo inclinado sobre la parte trasera de la cabina.
    ¿Ese era el reabastecimiento de nafta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Pablo; en varios puntos del camino, los asistentes esperaban a los coches y les pasaban los bidones para reabastecer a los autos en carrera sin perder tiempo. Hay muchas fotos de esos momentos, eran parte del folclore de la categoría.
      Abrazos!

      Eliminar
    2. Es lógico , entonces , el fervor que despertaba esa categoría : la pasión sólo puede generar pasión !

      Eliminar
    3. Pasión que, pasado medio siglo, sigue vigente. Aunque, las carreras y los autos, ya no son lo mismo...
      Abrazos!

      Eliminar
  6. Buenos días.
    Un coche desconocido para mí que muestra la evolución de los autos desde el modelo que presentaste anteriormente. El encanto y la historia, caminando hacia el mito, siguen intactos.
    Oye, tirando de mi escasa memoria: ¿hubo un Baufer en los 1000 Km de Buenos Aires, al que llamaban la Pantera Rosa, a principio de los 70?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bernardo, tu memoria es increíble! Existió ese coche, diseñado por Baufer, y corrió en los 1000 Km de 1971.
      Acá puedes ver más sobre él:
      http://sportprototipoargentino.blogspot.com.ar/2013/09/el-otro-sp-internacional.html
      Es que Baufer fabricó muchos autos en los años sesenta y principios de los setenta, época de nombres ilustres en el automovilismo argentino: Baudena, Steven, Berta, Pronello, Formisano, Benavidez, etc.
      Vas a ver el próximo coche, te va a encantar...
      Abrazos!

      Eliminar
  7. Bien por LG hobby, que fabricas autitos de competición que no hizo ninguna marca de Die Cast conocida, hasta ahora.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad no fabrica nada, se los copia a quien se tomó el trabajo de reproducirlos, y ya sabemos de quien se trata.

      Eliminar
    2. Mauro, en este caso puntual es así, ya que este Baufer no lo he visto hecho por nadie.
      Abrazos!

      Eliminar
    3. Julián, vos sabés que justo este auto no fue hecho por nadie, y menos por ese al que te referís. Creo, y admito que no conozco el motivo por el que se me pone ésto en la cabeza, que la mayoría de los autitos de LG tienen la mano de nuestro común amigo PaVi.
      Abrazos!

      Eliminar
  8. Ya es un tema debatido varias veces, dejemos de lado el hecho de la copia impune que ya de por sí es cuestionable, pero en lo personal no me agradan los LG pues son muy desprolijos, algo tan simple como las ruedas ni se toman la molestia de alinearlas, una mira al norte y la otra al oeste, qué se yo, prefiero no tener nada te soy sumamente honesto, mil disculpas!. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso te doy la razón Julián: ¡son demasiado desprolijos! A este LG, como al de Fango que mostré antes y al de los Hermanos Emilliozzi que presenté hace meses, les tuve que sacar el eje, y tratar, casi en vano, de acomodar las ruedas. Pero es que no me animo a hacer tanta fuerza, no sea cosa que se quiebren...
      Su honestidad es bien recibida acá amigo!
      Abrazos!

      Eliminar
  9. Hola Juan! Lo que comenté en el anterior sirve para esta entrada, solo añado que estos modelos los encuentro muy burdos aunque decorativos, sinceramente no puedo decir que sean modelos de precisión. Otros son los terrenos por los que yo quiero transitar, ni mejores ni peores.

    Y sigo diciendo que hay una frontera entre juguetes y modelos a escala, un juguete implica una interacción con ànimo de divertirse y un modelo a escala está pensado para ser una representación estática de un objeto real, más apto para ser contemplado solamente. Fíjate que en los modelos de precisión indican "Not a toy", si quieres toma un NEO y juega con él en el suelo y ya me cuentas...

    Y no sé qué tiene que ver el olor a gasolina y todo eso, hablamos de miniaturas, no de automóviles reales. Objetos para ser expuestos y no para subirse encima de ellos y circular...

    En esta ocasión creo que el ejemplo de Pablo fue desafortunado.

    Saludos y abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio , no creas ni por asomo que esto es lo único desafortunado que tengo para ofrecer !
      Pensamos con palabras , pero a veces el idioma se convierte en una trampa . Cuando un buje o un rodamiento se desgasta , y el eje , adémas de su movimiento de rotación , suma un movimiento transversal , el mecánico dirá que hay que cambiarlo . Qizás en tus pagos te dirá "porque tiene huelgo" , el mío va a decirme "porque tiene juego". Y el juego nos libera de limitaciones externas (como las del pobre eje , que tiene que estar girando siempre en el mismo lugar) , como el tiempo , el espacio , etc. Y no es necesaria una interacción física para jugar , o nunca jugaste con una idea , la forma de una nube o una mancha de humedad ? Creo que el juego de Juan es contemplar esos bólidos e imaginar el ruido de su aceleración , y pensarse dentro de ellos , al volante . Creo que tu juego es la busca del Cáliz Sagrado , que en cada modelo de perfectos detalles encuentra una aproximación y una pista . Creo que mi juego es el del chico repugnante de Toy Story , que fabrica monstruos a partir de máquinas y muñecos !. Creo que los tres , al fin al cabo , estamos jugando ; por eso llamo a estos reproducciones/modelos a escala baratos/caros simplemente Juguetes ; objetos capaces de inspirar Libertad e Imaginación , que no es poco.
      Un abrazo!

      Eliminar
    2. Querido Antonio, volvemos a lo mismo, ¡es que no colecciono modelos de precisión, colecciono autitos de juguete! Estoy totalmente de acuerdo con el ejemplo que puso Pablo, me parece muy afortunado, y explicado con una prosa como ninguna (a ver Pablo si te ponés a escribir de una buena vez un libro ché!).
      Paso a comentarte cuál es mi interacción con estos juguetes, ya que jugar con ellos no significa agarrarlos, tirarte al piso, y ponerlos a correr carreras por los cerámicos de la casa (cosa que, con mucha alegría, hacía en mis años de infancia, ¡la de carreras que me corría!). Eso si, si yo fuese rico (en el film "El violinista en el tejado" había una linda canción de un tal Topol con ese nombre), me compraría dos unidades de cada modelo, uno lo pondría en la vitrina, y con el otro correría carreras en el piso...
      Para explicar debo usar una palabra hermosa: imaginación (junto a libertad, dos de las palabras más bellas en la vida).
      Allá por 1976, en plena asesina dictadura militar en mi país, las carreras de F1 no se pasaban por la televisión, yo no podía verlas, sólo escuchaba noticias en la radio o las leía en las revistas. En septiembre, luego del accidente de Niki Lauda en Nurburgring, Carlos Reutemann es contratado por Ferrari y debuta en esa scudería en el GP de Italia, en Monza. Esa carrera es la primera del año que pudimos ver en la televisión. Cuando transmiten el GP, hincha yo del team Shadow, me paso toda la carrera tratando de identificar en la pantalla cuáles eran las máquinas negras del equipo (el DN5 de Jarier y el DN8 de Pryce, que se confundían con los, también negros, Lotus 77 y Williams FW05). Luego de eso, mi cerebro de niño de 13 años comenzó a imaginar ciertos escenarios futuros. Por un lado, soñaba con que alguna vez existiera algo (una especie de máquina del tiempo) que me permitiera transportarme a los circuitos de todos los GP, estar en ellos, ubicarme en una curva, y poder ver todas las carreras, como un espectador más (y no sólo de los GP futuros, sino de los pasados también). Por otro, imaginaba una especie de pista Scalextric, ubicada en mi habitación, que reprodujera todos los GP así, desde mi propia cama, poder observar todas las carreras, cada uno de sus detalles, reviviendo GP famosos como un espectador más. Sueños de la infancia, imaginación de un niño que quería jugar con las carreras, que soñaba con llegar a ser piloto de GP…
      Pasaron 40 años y ese niño, que jamás pudo ser corredor de autos, y ni siquiera pudo tener alguna vez en su vida su propio auto de calle, hoy profesor en escuelas secundarias (tratando de transmitir a los estudiantes la pasión de poder imaginar un mundo mejor, de iguales y para todos), tiene un par de cosas que lo relacionan con su sueños de niñez. Una, es tener un canal en la televisión (F1 Latin América, ¿por qué Latín América y no Latinoamérica?), que te permite ver las carreras del pasado; o sea que yo, en la cama y con un televisor HD de 42’’, puedo ver cómodamente algunos de esos GP que hace 40 años soñaba con estar de alguna manera presente. Otro, la vitrina con mis autitos, esos mismos con los que jugaba con mi imaginación en los setenta y, por suerte, juego aun hoy. Si quieres saber cuál es mi rostro al contemplarlos, solo debes ir en este blog a la parte superior, y buscar a la derecha el título “El coleccionista”, debajo de la cual hay un texto de Guy de Maupassant; arriba de este texto, puedes ver una foto del gran actor Rod Taylor, en el film “La máquina del tiempo”, observando dicha máquina; en realidad está observando una reproducción a escala de ella, un juguete, con cara de estar jugando, y sin necesidad de tocarla, ya que le alcanza con su imaginación. Esa es la expresión que podrías ver en mi rostro cuando estoy mirando la vitrina con mis autitos, mis juguetes. Los miro, imagino, juego, y todo a través de un vidrio, sin necesidad de tocarlos ni tirarme al piso con ellos.
      Y ese, querido amigo Antonio, es mi juego, al que jugaba hace 40 años y que, por suerte me lo he permitido, juego aun hoy.
      Abrazos!

      Eliminar
  10. Me lo he leído todo..
    Es emocionante y enriquecedor la polémica o debate que puede ocasionar algo como un autito, que juguete, que copia impune, artesanal, económico, lo que sea, según los distintos puntos de vista, wow...
    Cada quien defiende lo que piensa pero aquí están. Eso es lo que vale.
    Por mi parte vi al principio el modelo un poco raro, aparte de los rústico o poquito burdo que pudiera estar, por que no le conocía al real, pero viendo las fotos históricas me doy cuenta que sí es como y sí representa lo suficiente al grande como para estar en la vitrina cumpliendo su parte. Además si también te sirve de juguete (como a mi todos los míos), mejor..!
    Sensacional el Chevrolito Baufer !

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eddie, no te imaginás como me gustaría poder jugar con ellos también en el piso! Pero claro, se terminarían rompiendo... Bichos raros estos del TC de los sesenta, preparate que se vienen otros!
      Me alegra que hayas disfrutado del debate.
      Abrazos!

      Eliminar
    2. Amigos, muchas gracias por exponerme más extensamente sus puntos de vista. Creo que en esto ustedes son más latinos y yo más "alemán", por decirlo de alguna forma medio comprensible. Y espero que Pablo me sepa disculpar por usar la palabra "desafortunado", debí buscar mejor otra palabra más conveniente para explicarlo. El hecho es que entendí perfectamente vuestra filosofía y yo no puedo objetar nada a esto, lo importante es que sean felices con el hobby y en esto siempre estaremos de acuerdo.

      Con qué gusto me tomaría yo unas cervezas o refrescos con ustedes debatiendo y contemplando nuestras coleccines, ojalá inventen pronto el teletransporte.

      Como siempre un placer debatir estos temas y me considero afortunado de contar con vuestra camaradería!

      Saludos y abrazos.

      P.d. Pablo, aquí usamos mucho también el sentido de la palabra "juego" al referirnos a las holguras en piezas mecánicas. Al menos por Andalucía.

      Eliminar
    3. Querido Antonio, vamos por partes:
      1- ¿Cervezas o refrescos? ¡Cervezas! Y acompañadas de esos exquisitos quesos y salamines que muchas veces me comentas.
      2- Si existiera en el futuro ese "teletransporte", que el encuentro sea en Andalucía (de paso me voy hasta Cártama, la tierra de mi abuelo).
      3- Nosotros también somos (muy) afortunados de tenerte como amigo.
      Abrazos!

      Eliminar
    4. Antonio : lo que parece que nos va a hacer coincidir es el clima. Supongo que ustedes están en una primavera ya declarada ; pero acá el otoño no quiere saber nada . Yo no me atrevo a ponerme "los largos" , y sigo de bermudas ; así que las cervezas van a venir de diez . No digás nada ,y dejá que Juan le entre al queso y al fiambre ; yo picaré algún manicito porque me reservo para las papas arrugás y el churrasquito de cerdo !
      Tomo nota de lo de juego/huelgo y ¡seguimos aprendiendo !
      Un abrazo!

      Eliminar
    5. Pablo, yo también me prendo, luego de la picadita de queso y fiambre, al churrasquito. Veo que no soy el único de bermudas...

      Eliminar

Blogs amigos