domingo, 4 de noviembre de 2018

Swift FN09 Honda (438)

Koudai Tsukakoshi
Formula Nippon Championship, 2012
Ebbro, 1/43

























En el mundo de las carreras de monoplazas, la categoría reina, y gran vidriera mundial, siempre fue la Fórmula 1. Nunca otra llegó a competir con ella en cuanto a popularidad. Pero no es la única que presenta coches con altísimas velocidades y mucha potencia. Un ejemplo de ellas es la Fórmula Indy o Indy Cars, como la han llamado en determinado momento. En este blog hemos visto varios de esos coches, por ejemplo un Lola T93/00 Ford de 1993, un Lola T93/00 Ilmor de 1994 o, entre otros más, un Reynard 95I Ford de 1995. También existió hasta hace dos años la Formula Renault 3.5 World Series, de la cual hemos visto por aquí un Dallara T08 Renault de 2008. Por otro lado, la categoría que históricamente ha sido el escalón previo a la Fórmula 1 es la Fórmula 2, de la cuál en este blog apreciamos un Lotus 74 Ford BDA de 1973 y un March 792 BMW de 1979. Esta categoría a mediados de los años ochenta pasó a llamarse Fórmula 3000, y ya en este siglo GP2, para regresar a su antigua denominación de Fórmula 2 hace apenas un par de años. Pero existe una categoría a la cual todas las grandes marcas de la F1 recurren para foguear a sus pilotos como un paso previo a la gran categoría: ella es la Fórmula Nippon. En Japón en los años setenta existía una gran categoría llamada All Nippon F2 Championship (de la cuál acá podemos ver un March 792 BMW), categoría que evolucionó pasando a ser Fórmula 3000 Japonesa en 1987, Fórmula Nippon en 1996, y Super Fórmula Japonesa desde 2013 a la actualidad. Hoy les presento un Swift FN09 Honda con el cuál el piloto japonés Koudai Tsukakoshi obtuvo el subcampeonato de la Formula Nippon Championship en el año 2012. A diferencia de la mayoría de las categorías, ésta utilizaba chasis de la firma estadounidense Swift Engineering, y no Dallara como acostumbran a utilizar las demás (aunque, hoy, la Super Fórmula Japonesa también utiliza los chasis italianos...). Tsukakoshi terminó subcampeón del también japonés, y actual piloto de Toyota en el WEC, Kazuki Nakajima, logrando un triunfo, dos segundos lugares y tres terceros sobre un total de ocho carreras. Detrás de ellos, finalizaron pilotos de la talla del alemán André Lotterer, el francés Loïc Duval y el japonés -ex F1- Takuma Sato.
La miniatura es de la firma japonesa Ebbro, y presenta muy buenos detalles en su terminación. De Ebbro también podemos apreciar en el blog un Porsche 907LH de 1967, un Porsche 911 Carrera RSR Turbo de 1974 y un Porsche 935 de 1976.
Abrazos!

14 comentarios:

  1. Un diseño muy innovador, sobretodo ese alerón delantero con esa forma, nunca vi nada igual. La decoración también es muy bonita.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mauro, hoy en día los monoplazas se caracterizan por grandes alerones delanteros llenos de deflectores y demás artefactos, y pequeños traseros. Antes era al revés, y me gustaban mucho más.
      Abrazo!

      Eliminar
  2. Se nota el pedigrí de Ebbro! Me has dado en uno de mis puntos débiles, para mí sería imposible decir algo malo de esta miniatura... Pero objetívamente, esto sería complicado de decir ya que exhibe una alta calidad.

    Lo malo es que uno pone el listón demasiado alto y condiciona las compras siguientes!

    Abrazos y a mostrarlo con orgullo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, se que Ebbro, al igual que Schuco, son de tus marcas preferidas, y bien ganado se lo tienen. Como bien dices, luego de comprar estos modelos, y al llegar épocas de vacas flacas como estas (en realidad, no tanto de vacas flacas como de gobiernos de ladrones...), se hace difícil comparar calidad con los que uno está comprando de coleccionable. Pero, al menos en mi caso, soy feliz con sumar un par de coches al mes, ya sea un costoso Spark o un simple Altaya: todos me alegran la vida.
      Abrazo!

      Eliminar
  3. Curiosamente a raíz de tu bonita miniatura me permito reflexionar aquí un poco; aunque el nivel del automovilismo y de los fabricantes en Japón es altísimo a todos los niveles siempre les ha faltado un crack, un piloto ganador, una pena.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, nunca han tenido un piloto que pueda pelear por triunfos en la F1, aunque buenos tiene, y muchos. En estos momentos, hay 3 japoneses en la Fórmula 2. Si Honda los apoya llegarán a la F1.
      Abrazo!

      Eliminar
  4. Muy bonito modelo. Como ha dicho Mauro, a mi también me gusta mucho ese alerón delantero. Y vaya pilotazos! Recuerdo que una vez hace un par de años echaron una carrera en la TV pública española, es una pena que no llegue ninguna información de este campeonato o de los GT500. En cambio tú sacas coches de todo tipo.
    Abrazo!
    PD: Navegando por el blog me he encontrado un Lotus 74 llevado por Ronnie Peterson en la Fórmula 2. Precioso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alejandro, cuando hasta hace unos meses compraba algún modelo en Ebay (hoy, con la suba del dolar de más del 100% ya es imposible...) tenía en seguimiento varios modelos del Super GT japonés. Al final nunca los pude comprar, pero se los veía hermosos. Espero conseguir alguno en el futuro, había un Lexus de Ebbro que me tenía loco...
      Ese Lotus 74 es casi un 72 más pequeño, ¿no te parece? El hecho de ser blanco hace que sus líneas resalten más que en el famoso negro y dorado de JPS.
      Abrazo!

      Eliminar
  5. Ładny model! Bardzo podoba mi się zarówno wygląd samej konstrukcji, jak i jej malowanie :)
    Pozdrowienia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arek, Ebbro ma inne modele tego samochodu z bardziej kolorowymi kolorami, ale mogłem dostać tylko ten. Piękny design
      Uścisk!

      Eliminar
  6. Muy originales esos bigotes delanteros curvos. No sé si eran más eficientes o sólo una intención de salir de lo común.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diego, como comento en la entrada la categoría corría con el mismo modelo para todos, así que seguro ese alerón es el resultado de un estudio aerodinámico profundo de Dallara. No necesitaban salir de lo común, todos compraban el mismo auto. Le quedan raro, no?
      Abrazo!

      Eliminar
  7. Es decir que esto sería como un F1 del País del Sol Naciente.
    Interesante, se ve moderno pese a que está firmado en 2012.
    Y más interesante que no tenía a Ebbro haciendo autos de competición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto Gaucho! La F1 japonesa o algo por el estilo.
      Ebbro hace muchas miniaturas de coches de competición, y no solo de japoneses.
      Por supuesto, el detallado es majestuoso.
      Abrazo!

      Eliminar

Blogs amigos