lunes, 17 de junio de 2019

Brabham BT49C Ford (463)

Nelson Piquet
Fórmula 1, 1981
Ixo-Salvat, 1/43















Hoy presento al Brabham BT49C con motor Ford V8 de la Fórmula 1 Collection de Ixo-Salvat, con el cual el brasileño Nelson Piquet ganó el campeonato mundial de conductores de 1981, primero de sus tres títulos mundiales. Ese año estuvo lleno de controversias, ya que al final del campeonato venció por solamente un punto al argentino Carlos Reutemann, luego de que este último tuviera una lucha interna en el equipo Williams a lo largo de todo el año con el australiano Alan Jones. Durante la temporada Reutemann sufrió la quita de los puntos por su triunfo en el GP de Sudáfrica, carrera que al final no contó con validés por el campeonato; por otro lado, en el BT49C de Piquet fue prohibido el material utilizado en las polleritas móviles que usó para ganar el GP de Argentina, pero nunca le fueron retirados esos puntos. Todo muy raro... El BT49 había sido presentado a finales de 1979, peleando por el campeonato en 1980 y lográndo el título en ese 1981 con la versión C.
Podemos ver en este blog otros Brabham. Por ejemplo, el BT24 Repco de 1967, el BT44B Ford de 1975, el BT45 Alfa Romeo presentado a finales de ese mismo año, el BT46 Alfa Romeo de 1978, el BT52 BMW de 1983 en manos de Piquet obteniendo su segundo título mundial, y el último coche de Brabham en la F1, el BT60B Judd de 1992.
Abrazos!

17 comentarios:

  1. Dzięki prostej z wyglądu konstrukcji oryginału model wygląda naprawde dobrze i mam go również u siebie :)
    Chyba całkiem sporo tych samych modeli ostatnio kupiliśmy ;)
    Pozdrowienia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arek, z tego, co widzę, mamy bardzo podobne modele w naszych kolekcjach. To globalizacja świata kolekcjonerskich kiosków w skali. Ten BT49C to bardzo prosta konstrukcja, która mi się podoba.
      Przytul!

      Eliminar
  2. Nelson Piquet nunca fue santo de mi devoción, mejor hubiera sido ganado el titulo por Reuteman.
    Esos Brabham son de mis monoplazas preferidos en aquella época, otra obra mítica del genial Gordon Murray.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Xavi, a mi personalmente siempre me ha gustado Piquet. Solo que en esos años fue rival directo de Carlos Reutemann en la lucha por el título, así que ocupó por un tiempo el lugar de "los malos". Un gran piloto, y el auto me encanta por su sencillez.
      Abrazo!

      Eliminar
  3. Lindo modelo, lástima que se haya visto envuelto en una interna tan desagradable, sobre todo para nosotros los argentos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gaucho, pero la interna no la tuvieron con este Brabham, sino con los Williams de Reutemann y Jones. En esos años nos hizo sufrir mucho.
      Abrazo!

      Eliminar
    2. ops! mala mía!
      lo siento, me enganché mal,
      nunca entiendo nada!

      Eliminar
    3. Gaucho, sue nota que en esos años las carreras no eran tu fuerte.
      Al menos las de autos... ja!
      Abrazo!

      Eliminar
  4. Qué inútil Carlos Reutemann.
    Cómo pude yo animar a semejante personaje.
    Esta vez tenía todo a su favor. Había marcado el mejor tiempo en todas las sesiones de entrenamientos disputadas en el sorprendente circuito de las Vegas, creado artificialmente usando los aparcamientos del famoso hotel-casino Caesar´s Palace. Con estos precedentes tan favorables, y tan decidido como siempre, prefirió elegir para la arrancada la peor parte de la pista, dejando a propósito el hueco necesario para evitar una colisión en caso de fallar en la salida.
    Otra muestra de prudencia: fue el único piloto que no asistió al “Show” de Sammy Davis Jr. la noche anterior, perdiéndose así uno de los espectáculos más famosos de la historia de Las Vegas. Se fue a dormir muy prontito, como niño bueno que era.
    Llegó el domingo y pasó lo que tenía que pasar: por el famoso hueco de seguridad se coló hasta el gato. Empezando por el Williams de Alan Jones que acabó ganando la prueba.
    https://www.youtube.com/watch?v=VJx57CWgeDo
    Toda la carrera para atrás, como los cangrejos. Así que Nelson Piquet, desde una humilde quinta posición (dos puntos), se llevó merecidamente el mundial con el coche que hoy presentas. Ese día se acabó el “Lole”.

    Volviendo a la miniatura, siempre me pareció un coche bien bonito, de líneas sobrias rematadas con los colores de Parmalat. Inolvidable el día en que mi madre llegó de la compra y puso sobre la mesa un cartón de Parmalat, que tenía un dibujo del F1 pintado. “La leche de los campeones”, dijo. Los coches siempre estuvieron en mi casa en el centro del diálogo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en esos años a Reutemann yo lo apoyaba con los ojos cerrados, hasta era mi ejemplo como deportista. Con el tiempo pasó a ser lo que es hoy: el famoso inundador de la ciudad de Santa Fe, responsable político de la muerte de más de cien santafesinos. Un conservador de las épocas de las cavernas. Y con el tiempo uno se da cuenta que en la pista también era conservador, a pesar de que muchos por aquí lo idolatran. Los problemas con Williams vinieron por haberse rebelado ante el contrato como número 2 que había firmado con Sir Frank. Bien por rebelarse, mal por firmarlo.
      El BT49C es hermoso, pero más me gustaba con los colores rojo y azul de 1979.
      Tu casa si que era tuerca querido amigo.
      Abrazo!

      Eliminar
    2. Miré el video: ¡lo pasó hasta el perro en la largada! Igual, estoy convencido de que los de Williams, como venganza, le prepararon el coche con varios fallos para que no pudiera salir campeón. Y después, luego de anunciar el retiro, todavía aceptó volver al equipo... Esa si que fue patético.
      Abrazo!
      PD: Qué lindo ver el Theodore TY01 de Surer.

      Eliminar
  5. Como siempre un privilegio conocer la historia de estas bellezas. La belleza simple de carrocería y decoración.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, le belleza de esas formas que contrastan con las naves de hoy. Me quedo con aquellas...
      Abrazo!

      Eliminar
  6. Juan, después del aporte de Bernardo ya no puedo decirte ni "mú"! Tan solo podría añadir que el nombre de Brabham, es que me suena hasta bien! Y que el monoplaza creo que es de la época dorada en cuanto a diseño, o a mí me lo parece.

    Excelente la historia que relata Bernardo, me da contexto para saber más sobre la entrada y encuadrar al vehículo. Había oído hablar hace años de Reutemann, pero por el apellido yo creía que era alemán, ya ves...

    Bueno, a ver si se me ocurre algo más para la próxima, Juan.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que te suena bien. Si es que Jack Brabham es (para mí) el personaje más grande de la historia de la F1. No le bastó con ganar dos títulos en 1959 y 1960 con los Cooper, sino que también lo hizo en 1966 con el coche de su propia marca. Tres títulos como catedrales, de un gran piloto y técnico que además dio paso en su equipo a ilustres ingenieros como Ron Tauranac o Gordon Murray.
      Parece que el tres era su número de la suerte: sus hijos Geoff, Gary y David llevaron su apellido por medio mundo con toda dignidad. El mayor, Geoff, ganó en Le Mans 93, por ejemplo.
      Cómo les gusta a los australianos esto del motor.
      Gracias Juan, gracias Antonio por permitir explayarme.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Exacto Antonio, un coche de esos hermosos años de la F1, de una marca que comenzó en los sesenta de la mano de su creador, ganó dos títulos en esa década y luego en los 80 otros dos de la mano de Piquet. Reutemann no era alemán, era un santafesino que manejaba muy bien y que luego se mandó muchas cagadas como gobernante, mostrando su verdadera cara. En su provincia aún lo llaman “el inundador”, ya que en su gestión como gobernador la ciudad de Santa Fue sufrió el mayor desastre de la historia, con cientos de muertos. Aquí un video:
      https://www.youtube.com/watch?v=dKWfQF1AD6U&t=20s
      Abrazo!

      Eliminar
    3. Totalmente de acuerdo Bernardo, y más aún con Ron Tauranac, junto a Tony Southgate y Gordon Murray los mejores de su época.
      Abrazo!

      Eliminar